Archivo de la etiqueta: Liderazgo

La importancia del “por que”

20140518-230226.jpg

Muchos lideres en la historia de la humanidad han planteado con claridad la cuestion del “que” y el “como”lograr sus objetivos. De hecho, la gran mayoria de ellos han tenido siempre excelentes planes para progresar sus emprendimientos y proyectos. No estamos hablando de tan solo una mision, sino tambien de dar metodo y proposito a sus seguidores.

Sin embargo, los lideres inspiradores suelen crear mas.

Y estos lideres, no son aquellos que vienen a decirnos como o que debemos hacer, sino “por que” debemos hacerlo. Y esto se da de una forma tan natural, que resulta siendo no invasiva, es decir: el lider termina por convertirse en la voz de sus seguidores, en la bocina de lo que ellos mismos ya pensaban. Asi, el “como” y el “que” hacer, llega mas tarde.

Resulta notable como esto mismo se ve en los grandes lideres, en los lideres disruptivos. Tipos como Napoleon Bonaparte, Steve Jobs o John F. Kennedy. Personajes que quizas no eran los mejores espadachines de su epoca, ni grandes administradores o genios de la ingenieria, pero si sabian como inspirar a las personas que debian comprar ese “que” que vendian.

No me mal interpreten; creo que un buen lider debe proveer el como y el que. Y que las compañias incluso deben hacerse eco de eso; olvidarse de vender lo que tienen en stock y vender ideas, usos, motivos.

Quizas asi entendamos porque, en muchos casos, la formula del exito empresarial no esta en la disponibilidad de recursos ni mentes brillantes; sino, en las motivaciones que nos llevan a desarrollar un producto y a comprarlo.

My two cents

Anuncios
Etiquetado , ,

Salarios mínimos

Me revienta tener que agradecerle a la gente cuando hacen un buen trabajo. El simple hecho de recibir todos los meses el salario en sus cuentas de ahorro es mas que suficiente reconocimiento: les estamos pagando para que hagan su trabajo. Encima hay que decirles gracias?

Hace algunos años me cruce con un gerente de estas características, básicamente, su filosofía era:

solo voy a dirigirle la palabra a un colaborador cuando hagan algo mal, y seré brutal si tengo que serlo.

Y lo era.

Yo no tuve que sufrirlo mucho; aunque era clásico escucharlo gritar en los pasillos, especialmente dirigiéndose a algún becario o pasante, cuyo trabajo era “de importancia estratégica para la empresa” o “de misión critica”.

Algunas cuestiones a considerar:

Cada una de las frases que cite parecen sacadas de un libro, ya que (se tome al autor que se tome) al hablar de antimanagement se citan frases como esta. El simple hecho de que paguemos un sueldo, comisión o honorario, no garantiza que el trabajo se haga bien. Yendo a la experiencia de cada uno: cuantas veces pagamos por bueno un servicio mal prestado? Por lo general es difícil que el mecánico o el plomero nos reconozca que hizo algo mal. Al contrario! Lo mas probable es que busque la forma de hacernos pagar aun mas dinero para así arreglar los problemas que el mismo causo! Y eso no es todo… en el caso de consumo masivo mencionado, al menos existe algún ente regulador que protege al consumidor (al menos se que así ocurre en varios países).

Por el contrario, cuando se trata de colaboradores en relación de dependencia con nosotros, el estado se para siempre del lado del asalariado. Es decir, se da vuelta aun mas la mesa de negociación. Y todo esto, sin considerar a los sindicatos y demás jugadores duros, que como bien se sabe, son proclives a meter una presión política importantísima para que retengan sus puestos integrantes del equipo que, en algunos casos están lejos de ser eficientes.

Y créanme, podría seguir con ejemplos y ejemplos…

Lo importante aqui es entender que no importa la posicion, ni el seniority; cuando alguien en tu equipo o gerencia hace bien las cosas es de vital importancia prestar atencion y reconocimiento a la persona que rinde como se espera. La simple frase: “Vi las pantallas que entregaste ayer: espectaculares! buen trabajo!”, tiene un impacto tremendo en la motivación de la persona y por ende en la productividad de la misma, ergo en los costos. Ademas, mejora el clima laboral, desarrolla la confianza entre pares y permite que fluya la comunicación. Sin contar el impacto indirecto, claro, en la rotación de personal…

O acaso a quien de nosotros no nos gusta sentirnos valorados en nuestra profesión?

Cabe destacar que deberíamos incurrir en este tipo de practicas no solo por motivos de conveniencia economica, politica o maquiavélicas, sino porque es gratis decir cosas positivas y nos hace mejores personas.

Otra es la historia cuando el desempeño fue paupérrimo, pero ese será tema de otra entrada. 🙂

My two cents.

@hernanemartinez

Etiquetado , , , , ,