Licenciados vs Ingenieros

Hace unos años, un jefe (de esos de pocas luces) me dice:

“Para mi los Ingenieros son mejores que los Licenciados.”

Yo estaba justo haciendo cualquier otra cosa y no tenia muchas ganas de pelear así que no le respondí.

Aunque me quede pensando…seria cierto? Yo hacia rato que sabia que eran cosas diferentes. De todas formas lo googlee: resulto ser que se trataba de un tema de debate épico: en la web nadie se podía poner de acuerdo acerca de cual era mejor, y se defendían posiciones como quien defiende un cuadro de fútbol. Es decir, con la misma falta de objetividad, información y tino.

Así que, decidí escribir esta entrada para zanjar el asunto…o mejor dicho, echar un poco mas de luz, ya que bien se sabe que donde reina la pasión, pierde siempre la razón.

Para entender que se espera de un licenciado y un ingeniero, y cuales son sus diferencias fundamentales, primero, un poco de historia:

Las primeras universidades tenían como objetivo principal el instruir a sus alumnos en el estudio de la filosofía, las leyes y la medicina. Ergo, uno en el siglo XVII podía recibirse de “doctor” en una de esas tres ramas. No había mucho mas, y doctor quería decir “el que sabe de”.

La ingeniería, por el contrario, no se estudiaba en la universidad, sino en una suerte de academias o gremios, y por aquel entonces solo incluía a dos: civil y militar.

Luego, como todos sabemos, se empezó a abrir el juego a nuevas disciplinas. Tanto para los doctores, como para los ingenieros. El problema era que un doctor podía estar estudiando durante 10 años hasta que se titulaba. Con la revolución industrial esto se volvió poco practico. Ahí fue cuando se invento la “licenciatura profesional”, que es básicamente, un titulo intermedio del “doctorado”. Esta licencia, permitía al profesional ejercer mientras finalizaba sus estudios. Es importante entender que las licenciaturas son títulos “intermedios”, por no decir “incompletos” (desde el punto de vista académico), ya que se espera que el mismo estudiante, mas tarde o mas temprano finalice sus estudios con un doctorado.

Por el contrario, el ingeniero no es un titulo intermedio: es un titulo final. Los títulos intermedios de las ingenieras son las tecnicaturas, que cumplen el mismo fin que las licenciaturas a efectos de “mercado”.

Por esto, y para resumirlo mucho: el camino del licenciado es el camino del cientifico. El del ingeniero, es el del tecnologo.

Por eso, por ejemplo, un buen licenciado deberia tener la inquietud constante de entender el “por que” de lo que estudia y muy poco del “para que”. El ingeniero, bueno, exactamente al revés, incluso cuando tienen el mismo objeto de estudio. (Pongamos por ejemplo “sistemas”)

Es por esto ultimo que las ingenieras son tecnicas, porque se basan en el desarrollo y aplicacion de tecnicas y tecnologia. El licenciado? No. El licenciado se debe ocupar de estudiar y ampliar la base de conocimiento disponible sobre su objeto de estudio. El licenciado se ocupa de conocer la verdad, el ingeniero de construir o darle uso técnico a esa verdad.

Como se imaginaran, esto ha sido tema de amplísimo debate. Solo espero que de ahora en mas se entienda un poco mas que son enfoques diferentes para estudiar un tema, pensadas para diferentes posiciones dentro de una empresa. Una no es mejor que la otra, sino complementarias.

Pero bueno, mi ex-jefe jamas lo sabrá…cuántas otras personas estarán en la misma oscuridad?
Espero que algunas menos.

Bibliografia

Enciclopedia Britannica.

Etiquetado

¿Que pasa con BigData en Argentina?

Leía por ahí que la multiplicidad de datos que se han generado en los últimos años a través de internet, especialmente por causa de la Web2.0 y las redes sociales excede ampliamente los volúmenes de datos que la humanidad ha generado durante los últimos dos mil años.

Si bien la mayoría es información redundante (la AMPLIA mayoría) sorprende como la combinación de acceso a medios de comunicación y publicación masiva, sumados a la amplísima alfabetización que se ha dado en los últimos dos siglos es capaz de crear una fuente tan enorme, en tan poco tiempo, de datos socio-culturales.

Dado esto, situación clara de crecimiento y de decadencia de otros medios, surge el “big data” como alternativa al data mining para poder entender y categorizar toda esa masividad de información “moderadamente” estructurada.

En su edicion de Octubre 2012 la Harvard Business Review, los Data Scientist y el estudio del Big Data fueron nota de tapa. Sergey Brin, cofundador de Google diciendo que los analistas de datos serian “el trabajo mas sexy del siglo XXI” (y lo dijo hace un buen rato, eh!). Y sin embargo, me cuesta muchísimo trabajo ver ofertas de este tipo de trabajos o similares en Argentina. Sorprende, porque ya hay expertos en los USA que describen la “alta calidad” de sus científicos de datos como una ventaja comparativa a nivel país.

Salvo por un departamento en Globant y otro en el diario La nación no he tenido noticias de ninguna otra iniciativa…

¿Sera que no nos interesa? ¿Sera que otra vez pretendemos subirnos al tren cuando ya esten todos los vagones llenos? ¿O quizas sea que creemos que es otra forma de business intelligence y que el tema se resuelve con DM sobre un buen DWH?

Herramientas como Cassandra, Neo4j, Hadoop y R, nos hablan de la necesidad de analizar y comprender la informacion. No te va a alcanzar con un analista de negocios, ni con un developer o un guru del map reduce.

Se necesita la rara combinación de todas esas cosas, aderezado con fuertes conocimientos estadísticos: un científico de datos.

Me pregunto, ¿cuando reaccionarán las empresas en ARG?

Espero, honestamente, haberme perdido de algo y que existan muchos mas la laboratorios de este tipo en Argentina, pero yo no los haya visto. Que se yo, sería lindo descubrir que no nos estamos quedando tan atrás, después de todo. :-/

Etiquetado

Los nuevos medios de comunicación

No dejo de sorprenderme por las repercusiones que han tenido en los últimos años las redes sociales e internet. Habiendo crecido con la web de chupete, y habiendo presenciado la misma en sus albores, puedo decir que estoy mas que complacido con los resultados, y las promesas que internet, (y ahora también, las redes sociales) le han hecho a la humanidad. Estamos mas conectados que nunca, y eso, en mi opinión hará mas difícil la proliferación de guerras, y quizás incluso augure, en el largo plazo, la aparición de un lenguaje común, de una cultura común: la cultura web.

Todo esto, sin embargo, son promesas de larguísimo plazo, que habrá que ver si se materializan o no, dados los contextos macroeconómicos y ecológicos a los que nos enfrentaríamos en las próximas décadas. (NAISBITT: 2006)

En el corto plazo, la situación es revolucionaria. La industria discográfica se encuentra en una situación de crisis sin precedentes, los libros, el cine, y casi cualquier obra sujeta a derechos de autor, se encuentran bajo las mismas prerrogativas. Son tiempos de cambio y revisión de paradigmas.

Una de las industrias que se encuentra en estado mas critico (o casi) es la publicidad. Y es que la atención de los consumidores y de los clientes en general no se ve tan concentrada como antes en los medios masivos de comunicación tradicionales, e incluso los mismos se han vuelto tan globales, distribuidos y con tamaña oferta que es difícil llegar por un solo canal a un segmento completo o un gran número de consumidores. Por ejemplo, la televisión, el medio masivo de comunicación por excelencia, se encuentra frente al siguiente panorama: menos audiencia y mayor costo del segundo de aire para sus clientes. Es decir, publicitar hoy en la tele, es casi un mal negocio para mas de una industria.

En todo este contexto, internet se vuelve un lugar de preferencia para intentar alcanzar a aquellos segmentos del mercado mas “remotos”. Facebook y Twitter nos plantean la posibilidad de presentar una estrategia publicitaria y recibir claros indicadores del ROI que esta podrá proporcionarle al CMO.

Las preguntas son: querrá el director de marketing que se sepa cabalmente que tan bien le fue? Puede competir internet contra medios que no proveen estas métricas?

En mi opinión, mas tarde o mas temprano, los consumidores (el grueso al menos) estará mayormente concentrado en internet, ya sea por celular, tablet u otro medio.

La clave estará entonces en descubrir como segmentar y como acercarse con un mensaje claro y contundente.

;

;

;

Bibliografia

NAISBITT, John. “Mind Set!: Reset Your Thinking and See the Future”, HarperBusiness; 1 edition (October 3, 2006

Etiquetado , ,

Windows 8, la nueva apuesta de Microsoft para el Desktop y Tablets ~ Review

Esta es una entrada que habia públicado el 4 de Abril de 2012, pero que, por haber entrado a trabajar en Microsoft en Agosto 2014, tuve que despublicar.

 

Hace poquísimas semanas que la versión Consumer Preview de Windows 8 está en la calle y nos encuentra, como usuarios, todavía utilizando Windows XP con ganas. Algunos otros artículos que soportan esta teoría con un poco mas de fundamentos que yo:

Windows XP, un sistema presentado al público en 2003, todavía da guerra y de la buena. Los intentos por parte de Microsoft de reemplazar la plataforma no parecen haber tenido mucho éxito a la luz de los links arriba presentados. Y eso que, que solo agregue tres, hay bastantes mas sources que parecen querer demostrar mediante datos estadísticos que seven nunca fue muy aceptado fuera de USA y Europa. Y que XP, después de casi 10 años continúa siendo el sistema de preferencia.

Y es que resulta difícil cambiar cuando los beneficios son pocos y el costo de cambio sigue siendo alto.

Con Windows 8 me prometen una interfaz novedosa, intensa y sofisticada. Además, esta pensado para abrirle el juego a MS al mercado de las tablets. Mercado en el que ya se sabe que reinan Apple y Google. Los videos de preview propuestos por Microsoft son mucho más que estimulantes, son alucinantes. Nos muestran como este nuevo sistema operativo va a llevarnos de la mano, nuevamente a la década del 80 y 90, cuando “Bill” nos dejo boquiabiertos con su Windows para PC.

Ahora, llámenme agnóstico, pero soy hombre de poca fe en las innovaciones de MS.

Los casi 10 años de winXP nos dicen mucho. Nos dicen que los usuarios se han acostumbrado ya a una forma de trabajar con sus computadoras. Y nos dicen también, que desde Windows 95 (más de 17 años, y estoy dejando 3.11 afuera…eh…:-/ ) que la PC se maneja más o menos de la misma manera: puntero, teclado, ventanas, menú de inicio y no mucho mas.

Microsoft ahora nos propone:

“Window 8, viene a cambiar este paradigma. Win8 cambia el menú de inicio y lo reemplaza, transforma el desktop en un hibrido, mitad tablet, mitad portátil/escritorio. Todo en uno!”

Como geek, me parece genial el nuevo diseño: es minimalista y muy funcional, de hecho, es casi divertido de utilizar. La experiencia de usuario es sustancialmente mejor. Y se ve, y se nota, que podría ser un contendiente fuerte contra iOS y Android en sus propios mercados. Honestamente, luego de instalarlo y probarlo en una laptop de 12” yo diría que compraría, seguramente, una tablet con Win8…salvo…por…

¡Por que el desktop y el sistema operativo subyacente sigue nsiendo el mismo de siempre!

El problema entonces, no es otro que la coherencia en el diseño. La combinación de un entorno tablet más uno desktop sin herramientas obvias de configuración, me parece una estrategia inapropiada. Los usuarios que compran, y compraron Windows, lo han comprado siempre a mi entender por dos motivos principales:

  • Compatibilidad
  • Facilidad de uso

Mi experiencia me dicta que, si el diseño de la interfaz de usuario no es coherente la usabilidad sufre. Teniendo esto en el radar, esta nueva versión no termina de ser ni una cosa ni la otra: no es un sistema operativo para desktop del todo, pero tampoco lo es para una tablet. Esto puede confundir a más de un usuario y me parece que es el mayor error que trae esta nueva versión

Ahora bien, más allá de esto, hay otro tema que me preocupa: la interfaz de usuario, con ventanas y puntero, es vieja. La misma fue diseñada a principios de los años 80′, lo cual la sitúa hace más de 30 años…

El problema es que en una industria donde cada dos años se ven innovaciones intensas en procesamiento y comunicaciones, nos encontramos con que después de 30 años, la única innovación en usabilidad que vemos en el desktop viene de la mano de mejoras en resolución y eye candy. Y quizás hasta sea mejor así, después de todo, la “interfaz de usuario” de los automoviles no ha cambiado en más de 100 años…y si es capaz de encontrarse una interfaz humano-maquina óptima en un auto, porque no va a pasar lo mismo en las computadoras/ordenadores?

De acuerdo. Puedo aceptar eso, digo…en los autos…

¿Pero en informática? vamos, vamos, la historia es bien distinta. La computadora, por lo menos el segmento al que apunta MS con sus productos, se trata de una maquina de “propósito general”, no tiene una única función, tiene muchas. Puedo encontrar una interfaz óptima, por ejemplo, para clavar un clavo con un martillo (el mango, o grip) y dejarlo como esta miles de años, pero cuando la herramienta “muta” constantemente de funciones, la cuestión se hace harto más compleja.

Por otra parte, el incremento en la capacidad de procesamiento ha abierto puertas enormes en usabilidad e interacción con el usuario, que las compañías de software parecerían no aprovechar. A titulo meramente experimental, pensemos un poco más en como “probablemente” se utiliza Windows, por supuesto, todo esto de forma meramente intuitiva:

Creo que puedo suponer, sin mucho temor a equivocarme, que el 20% de las aplicaciones que ocupan el 80% del tiempo de trabajo del usuario se lo llevan las siguientes aplicaciones:

  • Excel – u otra planilla de calculo.
  • Word – u otro procesador de texto.
  • Power point – u otra herramienta de presentaciones.
  • Cualquier browser – Internet Explorer, Chrome y Firefox.

(El resto, seguramente, corre en un browser o es una aplicación mas bien incidental o especifica de una profesión, como ser las suites de Adobe, IDE’s de programación, Enterprise Architech o Microsoft Project.)

Ahora bien, estas cuatro aplicaciones, en general, pueden correrse de maravilla con la capacidad de procesamiento que tenían computadoras con más de cinco años de antigüedad. Es decir, un Core Duo de Intel y escasos 2 GB de memoria. Hoy, los procesadores i7, y seguramente los que vendrán, (según nos predice la, hasta ahora, infalible Ley de Moore), van a tener capacidades de procesamiento espectaculares por muy bajo costo…y eso, sin contar las placas de video, que en conjunto hacen un killing combo de procesamiento.

Mi pregunta entonces es: ¿realmente todavía la mejor forma de interactuar con la información de mi empresa es con el mouse y las “ventanas”? y se los pregunto a los ingenieros y diseñadores de Microsoft, y también a los ensambladores de maquinas, como Dell o Lenovo o IBM… Really?

Digo…Word…no sería mejor, ¿interactuar con la voz? (o teclado, para los usuarios mas vintage) y la planilla de calculo…lo ideal, quizás, seria con los dedos, ¡como en una tablet! y lo mismo corre para el PowerPoint, o incluso con las páginas web. ¿No sería ya tiempo de ir pensando una buena orquestación entre hardware y software que facilite sensiblemente la forma en la que interactuamos con muestra información, en determinadas situaciones o incluso para el 80% de las situaciones más comunes?

Microsoft…con el Windows 8, en mi apreciación, no ha hecho una apuesta arriesgada, solo se quedo a mitad de camino. Todavía me pregunto: ¿porque no sacaron una versión tablet y otra desktop? teniendo, seguramente, planes de producir la versión basic, premium y ultimate como ya nos tienen acostumbrados.

Por otra parte, la nueva interfaz Win8 pensada para tablets en mi opinión es genial: mucho más interesante e intuitiva y usable de lo que han sido versiones previas de Windows Mobile ó CE. Por supuesto, se trata de una versión Consumer Preview, todavia pueden corregir el rumbo, y muy probablemente la división en versiones sería lo más sensato.

Ya fuera de lo “tablet”, Win8, termina siendo un Win7, que es un WinXP, que es un 98 y luego un 95… si, si, con profundas mejoras en muchos aspectos desde el comienzo, menos en la usabilidad y la interfaz, donde a nivel desktop algunos usuarios ya estamos hambrientos por innovaciones.

¿Lo logrará Linux? ¿O quizás Apple? Habrá que ver, lo que sí es seguro es que la próxima década nos deparará grandes sorpresas. No me creo que esto siga desapercibido para todo el mundo techie por mucho tiempo más.

My two cents.

Las nuevas generaciones de profesionales en la empresa

La tecnología informática ocupa un lugar privilegiado en nuestras vidas.

Resulta difícil imaginarnos, como serian las cosas sin la cantidad de gadgets y computadoras que nos rodean hoy. La computadora ya parece un electro-domestico mas, y el vinculo con ella, para bien o para mal, ya se ha vuelto simbiótico.

Es clave lograr un entendimiento más fino, de cómo este vínculo se vuelve beneficioso o no para empresas de primera línea, donde las nuevas generaciones ya llevan smartphones, no ya solo a la escuela o la facu, sino también a las empresas. Y estos, ya  no solo como medio de comunicación con familiares y amigos, sino también como centros completos de entretenimiento. Esto supone una serie de desafíos de management, que no siempre son fáciles de abordar.

En fin, se trata de tiempos de cambio, donde las viejas generaciones parecen no terminar de adaptarse a las computadoras de escritorio, las nuevas no pueden soltar el teléfono celular (y ni que hablar de la computadora). Además, nos encontramos con que para los más grandes, los jóvenes no muestran la dedicación y entrega a la empresa que ellos tenían. Sostienen indignados que los llamados “generación Y” (aquellos nacidos después de los años 80’s), llegan al mercado laboral deseosos de encontrar los recursos para aprovechar al máximo su propio tiempo libre, entregando a las compañías en las que se desempeñan no mucho más que aquello que reciben y que “a veces” ni siquiera eso. He escuchado a gerentes, directores, y hasta presidentes de empresas, decir que esta generación “está perdida”. Y son los mismos que se horrorizan al descubrir que, no solo se trata de un fenómeno mundial, sino que además, la siguiente generación, posiblemente “venga peor”. La industria de software a este respecto se encuentra en el ojo del huracán ya que, es precisamente la “generación Y” la que le proporciona el grueso de la mano de obra.

Dejando fatalismos y exageraciones de lado, creo que el problema viene por otro lado. Vagos ha habido siempre, y gente laburadora, también. Teniendo esto a la vista, quizás todo se solucione, con un mero cambio de metodología de gestión. Y es que ya cambiaron no solo las generaciones, sino también la forma de trabajar y la tecnología con la cual se trabaja. Donde un “gen X” ruega por un llamado telefónico, el “gen Y” suplica que se lo comuniquen por messenger.  En los 80, y 90’s, los profesionales trabajaban por la “gloria” y la satisfacción de hacer bien su trabajo. Hoy, las nuevas generaciones cambiaron el orgullo de pertenecer, por un orgulloso individualismo.

En lo personal, creo profundamente que el mundo gira alrededor de los incentivos. Algunas veces, los incentivos de los profesionales que contratamos juegan a favor de la compañía, y otras veces en contra. Esta en nosotros en organizar las operaciones de tal forma de entregar los incentivos correctos para el equipo de personas con las que contamos. En otras palabras, creo que todos los profesionales son capaces de dar lo mejor de sí, si trabajan bajo un sistema de incentivos adecuado a sus necesidades y las de la empresa que los contrató.

¿Pero cómo lograr esto?

Los expertos más eminentes sostienen que solo con una solida cultura organizacional, adaptada a los tiempos que corren podrá revertirse la situación. Que vamos, después de todo, la gente se jubila y las nuevas generaciones terminaran gestionando la empresa. Esto, es trabajo clave del gerente de recursos humanos, quien, debería tener un equipo de personas entrenadas en gestionar la cultura empresarial para que la compañía sea capaz de crecer en el tiempo.

Coherencia y sentido común es lo que mas hace falta para entender cómo funcionan y deberían funcionar los incentivos en aéreas de tecnología. Como dije antes, en mi opinión todo gira en torno a ellos. Si los mismos no están alineados con el personal, y este, a la cultura de la compañía: la efectividad de los mismos ha de ser marginal, y su costo, por ende, injustificado.

Un análisis consistente de la cultura actual, y de los posibles candidatos para cubrir el crecimiento proyectado de la compañía debería bastar para poder formular una estrategia de gestión de incentivos acorde a nuestro negocio.

Hoy en día, las empresas de consultoría ensayan diferentes planes, algunos más efectivos que otros en reducir la rotación de personal en aéreas donde el know-how se vuelve critico, como es IT. De todos estos programas, existen tres, que me parecen particularmente efectivos en realzar el sentido de pertenencia en el personal:

La semana adicional de vacaciones: esto que hoy parece un abuso en una Argentina sobrecargada de feriados insensatos, es bienvenido considerando que Argentina es uno de los países con menor cantidad de semanas de vacaciones al año. Honestamente, el combo completo no me parece muy justo para la compañía, pero si la empresa se lo puede permitir, funciona muy bien a la hora de fidelizar personal.

El “home office”: la tecnología para implementarlo existe y la reducción de costos en algunos casos puede llegar al 37%, con aproximadamente la misma productividad o superior. Se trata de cambiar los paradigmas de gestión de personas, de confiar más y gestionar por resultados. Es un beneficio que el colaborador agradece cuando llega, pero que no está muy extendido ni es abarcativo de toda el área ni de toda la semana laboral. Creo que si la persona es responsable y el jefe posee expertise suficiente, debería funcionar muy bien.

Los “Family day” o “Fines de semana corporativos”: si hablamos de gestionar la cultura, no hay mejor forma que apelar a las emociones de las personas, y todos sabemos que no hay nada más emocional que la familia. Esto nos permite entender y saber que la persona que quizás no nos este respondiendo X o W requerimiento, es también un ser humano.

Dicho esto, y aunque los beneficios adicionales posibles pueden ser muchos, es importante recordar que su implementación debe estar siempre orientada a mejorar la motivación de las personas que trabajan en la compañía y ayudar a crear un clima cultural que le permita a la empresa crecer. Todo esto pese a cualquier índice  de rotación de personal (Que sabemos que en IT es alto) con el que se esté manejando el mercado.

Creo, honestamente, que se puede lograr motivar a los equipos de desarrolladores, independientemente de la generación a la que pertenezcan. Es posible lograr incentivar a las personas a crecer y crear mejor software, a comprometerse más y a hacer carrera seriamente en las compañías en las que se desempeñan. Y creo también, que para ello, no alcanza con un enfoque unidimensional, es necesario contar con todas las variables y hacerlas jugar en coro.

Después de todo, en las áreas de tecnología, así como en cualquier otra industria, son las personas las que hacen la diferencia.

My two cents.

Etiquetado , , , , , , , ,